ActualidadMedio AmbienteOpiniónCORONAVIRUS: Una recuperación para el medioambiente

Con la intensa y rápida propagación de Covid-19 estamos viendo cambios radicales en nuestra sociedad: negocios cerrados, calles vacías, colegios y universidades sin estudiantes. Ya no viajamos, ya no salimos de casa. En definitiva,  estamos cambiando nuestras vidas para protegernos y proteger a los demás. Estamos ante una situación inédita en la que el gobierno antepone por primera vez la salud de los ciudadanos, y en la que por supuesto el esfuerzo colectivo y el...
The Eco Post The Eco Post3 meses ago2315 min

Con la intensa y rápida propagación de Covid-19 estamos viendo cambios radicales en nuestra sociedad: negocios cerrados, calles vacías, colegios y universidades sin estudiantes. Ya no viajamos, ya no salimos de casa. En definitiva,  estamos cambiando nuestras vidas para protegernos y proteger a los demás.

Estamos ante una situación inédita en la que el gobierno antepone por primera vez la salud de los ciudadanos, y en la que por supuesto el esfuerzo colectivo y el cuidado de las personas por parte de cada persona es esencial.

A pesar de la difícil situación en la que nos encontramos, el Covid-19 ha dado un respiro al medio ambiente, y es que, las medidas de restricción de la circulación, derivadas del estado de alarma, han provocado  el desplome del dióxido de nitrógeno en las principales ciudades de España, reducción que se ha cuantificado en un 55 % de los niveles de contaminación habituales en estas fechas, durante la última década.

La mejora de la calidad del aire está siendo general, tanto en los centros de las ciudades como en las periferias urbanas, al igual que son generales las medidas de limitación de la circulación adoptadas. Si bien persiste una cierta diferencia entre la contaminación registrada, mayor en las estaciones orientadas al tráfico que en las de fondo urbano.

El informe de Ecologistas en Acción ‘Efectos de la crisis de la COVID-19 sobre la calidad del aire urbano en España’ concluye que la reducción drástica del tráfico se está traduciendo en una mejora sin precedentes de la calidad del aire, muy por debajo de los límites legales y las recomendaciones de la OMS. 

La crisis de la enfermedad COVID-19 demuestra que la reducción estructural del tráfico motorizado y los cambios en las pautas de movilidad son la mejor herramienta para rebajar la contaminación del aire en las ciudades. Sin olvidar que esto se ha producido en el marco de una situación extrema, en absoluto deseable, que está originando muertes y graves problemas a muchísimas personas.

En definitiva, esta dramática situación creada por la pandemia del coronavirus viene a corroborar algo en lo que viene insistiendo Ecologistas en Acción y toda la comunidad científica: que la reducción del tráfico motorizado en las ciudades tiene claros efectos en la disminución de la contaminación, algo que a su vez supone una importante mejora de la salud pública.

Una vez se salga de esta dura crisis, del confinamiento y las limitaciones a la circulación de las personas, esta constatación debería marcar las políticas de movilidad urbana, implantando zonas de bajas emisiones ambiciosas, recuperando el transporte público y potenciando la bicicleta y el tránsito peatonal, como medios de transporte alternativos al vehículo a motor privado.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *