ActualidadFoodieGreecopediaLifestyleVida saludableLa cantidad de azúcar de estos alimentos te sorprenderá negativamente

La publicidad nos los ha vendido de forma positiva, pero aparte de sus etiquetas, ¿conocemos realmente la composición de estos alimentos? Las barritas energéticas El éxito de este producto va ligado a su relación inicial con el deporte. En la actualidad, se ofrecen múltiples variedades, aunque la mayoría de las que se venden no son realmente saludables según los expertos. Una gran parte de sus componentes son jarabes de glucosa y otro tipo de azúcares,...
The Eco Post The Eco Post1 mes ago1967 min

La publicidad nos los ha vendido de forma positiva, pero aparte de sus etiquetas, ¿conocemos realmente la composición de estos alimentos?

Las barritas energéticas

El éxito de este producto va ligado a su relación inicial con el deporte. En la actualidad, se ofrecen múltiples variedades, aunque la mayoría de las que se venden no son realmente saludables según los expertos. Una gran parte de sus componentes son jarabes de glucosa y otro tipo de azúcares, que aportan una importante cantidad de calorías por unidad y no contiene nutrientes adecuados.

Una barrita de 30 g. puede contener hasta tres cucharadas de azúcar.

Las primeras barritas se popularizaron con los deportistas de élite. Eran suplementos alimenticios elaborados a base de glucosa, sales minerales o estimulantes que prometían mejorar el rendimiento. A partir de entonces, su éxito ha sido arrollador, siendo consumidas por una gran parte de la población que no necesita complementar su dieta como los profesionales del deporte.

Los cereales de desayuno

Es cierto que la cantidad de hidratos de carbono siempre es elevada en este tipo de productos, por eso se desaconseja su consumo en franjas que no sean la del desayuno. Sin embargo, según un estudio de mercado desarrollado por FACUA sobre un total de 155 variedades, se apreciaron altos niveles de azúcar en 134 productos, excesivas grasas saturadas en 25 de ellos y niveles muy altos de sal en 35 de los analizados.

Por si este dato no fuera suficientemente alarmante, hay que destacar que muchos de los productos analizados están enfocados al consumo infantil. Estos están repletos de azúcares, que provocan caries y obesidad, y a la larga hipertensión; además de un alto porcentaje de grasas saturadas.

Las bebidas vegetales

Las intolerancias a la lactosa, los nuevos hábitos alimenticios, sumados al éxito de los productos con origen vegetal, han elevado a las mal llamadas “leches vegetales”. Muchos las consideran fundamentales en las dietas saludables y, sin embargo, en la mayoría de casos cuentan con elevadísimas cantidades de azúcares para mejorar su sabor.

Un vaso de leche de almendras puede contener hasta 20 gramos de azúcar.

Estas bebidas, sobre todo las que se veden en grandes superficies, contienen más azúcar que el propio producto del que están hechas: almendras, soja, quina, cáñamo, avellana, sésamo, nueces, o castañas. Sus componentes no son fundamentales en una dieta vegetariana, ni su aporte nutricional reseñable, sin embargo, su precio es elevado debido al éxito que tienen entre los consumidores.

Las salsas de soja

Este tipo de salsa ha crecido en demanda en los últimos años por el éxito en Europa de la comida oriental. La soja, considerada saludable y baja en calorías, tiene un alto componente en sodio, y consumida de forma habitual puede llegar a ser perjudicial para el organismo. Además, su comercialización por grandes superficies, contiene también otro tipo de componentes como azúcares, colorantes de caramelo y MSG (glutamato monosódico, un saborizante); que le aportan ese particular gusto, lejano al que posee la soja verdaderamente.

Bebidas energéticas 0%

Presentadas como la solución a la fatiga o como fuente excelente de energía, muchas personas las consideraron el complemento perfecto al ejercicio. Sin embargo, ni están recomendadas para deportistas, ni tienen los nutrientes óptimos para recuperarse del cansancio.

Las bebidas energéticas tienen entre sus componentes principales azúcares, cafeína, taurina y, en algunos casos, vitaminas o minerales añadidos. Son bebidas completamente industriales, con una cantidad similar de azúcar que los refrescos convencionales, pero con el añadido de los estimulantes del sistema nervioso central.

Una lata de bebida energética puede tener igual o más cantidad de cafeína que una taza de café y una cantidad de azúcar que supera los 50 gramos.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts