ActualidadLifestyleMedio AmbienteOpinión«Sólo el 5% de los plásticos que se producen en el mundo son reciclables»

La noticia del Parlamento Europeo para la prohibición parcial del uso de plásticos de un solo uso para 2021 era algo que llevábamos esperando con ganas y que, de llevarse a cabo, supondría la materialización de un paso completamente necesario. Cuando me preguntan si temas como el de los plásticos o el cambio climático acabarán con la humanidad, yo siempre respondo que no creo, que aunque solo reaccionamos cuando el problema lo tenemos completamente encima...
The Eco Post The Eco Post2 años ago78711 min
http://theecopost.com/wp-content/uploads/2018/10/todarus-1280x853.jpg

La noticia del Parlamento Europeo para la prohibición parcial del uso de plásticos de un solo uso para 2021 era algo que llevábamos esperando con ganas y que, de llevarse a cabo, supondría la materialización de un paso completamente necesario.

Cuando me preguntan si temas como el de los plásticos o el cambio climático acabarán con la humanidad, yo siempre respondo que no creo, que aunque solo reaccionamos cuando el problema lo tenemos completamente encima y, habiendo causado estragos, acabaremos saliendo adelante. El problema ahí es cuántas especies habremos extinguido por el camino y qué daños irreparables habremos causado al planeta.

Plásticos para 200 o 300 años

Los plásticos se introdujeron el la década de los 50 y desde entonces se han extendido como la pólvora, llegando a los niveles de hoy en día donde prácticamente todo está recubierto de una capa innecesaria de plástico que, en un 95% de las veces, no se va a poder reciclar. Y es que, contrariamente a lo que mucha gente piensa, solo alrededor de un 5% de los plásticos que se producen en el mundo se pueden reciclar. El resto quedará para la posteridad durante los próximos 200 o 300 años.

Los plásticos se introdujeron el la década de los 50 y desde entonces se han extendido como la pólvora

 Testigos de la avalancha de plástico

Esto es especialmente llamativo en pequeñas islas donde, al carecer de un gran espacio que puedan usar como vertedero, no les queda más remedio que acumularlo en su «jardín trasero» o tirarlo al mar. Es muy llamativo el ejemplo de algunas islas del Pacífico, que hace unos años eran lugares idílicos que no dudaríamos en catalogar como paraíso terrenal y que hoy se encuentran literalmente sepultados en plástico. Cabe destacar el ejemplo de las Maldivas, donde muchos turistas ya han sido testigos de las «islas vertedero» que cada vez se extienden más y que, en este caso, son consecuencia directa del turismo.

Nosotros fuimos testigos de primera mano de las mareas de plásticos que llegan a estos lugares, en concreto en pleno centro del triángulo del coral, en una de las zonas con mayor biodiversidad marina del mundo. Pudimos ver cómo con cada cambio de marea, ésta arrastraba una avalancha de plásticos, procedentes de grandes ciudades, que lo cubrían todo.

Todarus, una empresa social preocupada por el medio ambiente

Fue a raíz de esta descorazonadora experiencia cuando decidimos que había que hacer algo urgente ya. Y después de analizar el problema en profundidad decidimos crea Todarus.

El problema de los plásticos se puede dividir en dos frentes. Por un lado tenemos la gran cantidad de plásticos que ya hemos vertido y que, de no hacer algo, va a acabar contaminando la cadena alimenticia severamente. Y, por otro lado, estaría la solución a la causa raíz, que es precisamente dejar de producir plásticos.

Con Todarus queríamos atacar los dos frentes, y estamos buscando impacto de 360 grados. Por un lado estamos investigando en materiales alternativos a los plásticos, como son los bioplásticos, que son materiales con unas propiedades iguales o mejores a los plásticos pero hechos a partir de materiales orgánicos como el almidón de patata o la cascara de café, lo que supone que sean biodegradables.

Y por otro lado, con los beneficios que obtenemos de la venta de estos productos podemos financiar nuestros proyectos de recogida de plásticos. De esta manera queremos evitar que acaben en el mar y, por consiguiente, contaminando la cadena alimenticia.

Se han empezado a detectar preocupantes proporciones de partículas de plásticos en la sal y los peces

Alimentación contaminada

Se han empezado a detectar preocupantes proporciones de partículas de plásticos en la sal y los peces. Esto se debe a que los plásticos, con la incidencia del sol, tienden a fragmentarse en partículas muy pequeñas. Estas partículas son ingeridas por los peces. Una vez ingeridas pasan a acumularse en la grasa y el tejido. Y el problema no es solo que ese plástico es altamente cancerígeno como derivado del petróleo que es, sino que las moléculas de plásticos funcionan como imán receptor de otras moléculas químicas. Esto hace que los vertidos tóxicos que se encuentran en el mar, se vayan acumulando en el tejido de los peces. Alrededor de 3 billones de personas viven directamente del mar. Si seguimos a este ritmo, en unos años habremos contaminado todos los peces y dejarán de ser comestibles. ¿Qué pasara entonces?

El Parlamento Europeo pone fechas para el fin de los plásticos

Creo que la noticia del Parlamento Europeo es algo esperanzador y que muestra que no todo está perdido. Esta noticia nos es más que el reflejo de una sociedad que se ha dado cuenta de que este planeta es el único que tenemos y ya ha empezado a mostrar síntomas evidentes de que nos lo estamos cargando. Por lo que, más importante aún que la ley, es que vayamos tomando conciencia del impacto que causan nuestros hábitos de consumo, y del poder que tenemos como consumidores para cambiar las cosas. Si vas al súper no uses bolsas innecesarias, si algo está envuelto en varias capas de plástico, muestra tu descontento. Y es que son las pequeñas acciones de cada día las que, sumadas, hacen posible el cambio.

Nuestro objetivo desde Todarus es acelerar la transición hacia un mundo sin plásticos

Nuestro objetivo desde Todarus es acelerar la transición hacia un mundo sin plásticos. Creo que hay mucha gente concienciada y que le gustaría aportar su granito de arena pero actualmente es verdaderamente difícil llevar una vida sin plásticos, por ello nuestra misión es acercar estas alternativas a la gente.

Recomendaría a todo el mundo ver el documental Un Océano de plástico, que está disponible en Netflix y Youtube, donde de verdad se muestra la magnitud de este problema y no deja indiferente a nadie.

 

Fernando Cervigón es cofundador de Todarus

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *