ActualidadLifestyleVida saludablePandemia del s. XXI: la resistencia a los antibióticos

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico no deja lugar a dudas, la pérdida de eficacia de los antibióticos puede desencadenar más de 2,4 millones de muertes en todo el mundo para el año 2050. Los médicos e investigadores lo llevan advirtiendo mucho tiempo, el uso excesivo, inadecuado e injustificado de antibióticos solo beneficia a la resistencia de las bacterias. Estos organismos son capaces de mutar y se están...
The Eco Post The Eco Post2 años ago5308 min
http://theecopost.com/wp-content/uploads/2018/11/rawpixel-550991-unsplash-1280x853.jpg

El último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico no deja lugar a dudas, la pérdida de eficacia de los antibióticos puede desencadenar más de 2,4 millones de muertes en todo el mundo para el año 2050.

Los médicos e investigadores lo llevan advirtiendo mucho tiempo, el uso excesivo, inadecuado e injustificado de antibióticos solo beneficia a la resistencia de las bacterias. Estos organismos son capaces de mutar y se están inmunizando ante los efectos de determinados fármacos, que han perdido su eficacia. Cada año, 33.000 personas mueren en Europa, una cifra comparable a las muertes por gripe, tuberculosis y VIH juntas.

Cada año, 33.000 personas mueren en Europa por la inmunidad a los antibióticos.

Motivos de la mutación

Existen diferentes factores por los que las bacterias están desarrollando inmunidades ante los fármacos que las combatían. De entre todas, la automedicación es la principal y la más difícil de combatir, ya que depende de la responsabilidad de los usuarios. El desconocimiento o la creencia popular de que los antibióticos lo curan todo, ha derivado en un abuso constante y en una pérdida en la eficacia de sus componentes. Por reflejarlo en datos, se estima que en las últimas décadas del siglo XX, entre el 60 y 80% de los casos de infecciones respiratorias agudas y enfermedades gastrointestinales fueron tratadas con antibióticos, cuando solo entre el 10 y el 15% requerían de su tratamiento.

El desconocimiento o la creencia popular de que los antibióticos lo curan todo, ha derivado en un abuso constante y en una pérdida en la eficacia de sus componentes.

La confianza con familiares y amigos, que nos recomiendan el uso de un medicamento u otro en función de cómo les ha ido a ellos en su consumo, además del incumplimiento de la prescripción médica en cuanto a dosis y duración de tratamientos, suman todavía más razones para la inmunidad de los organismos nocivos para el ser humano.

El cuerpo médico tampoco está exento de responsabilidad en esta problemática. Desde que se comenzaron a usar los antibióticos, las investigaciones respecto a infecciones y tipos de bacterias, han alcanzado dimensiones tan grandes que resulta imposible estar completamente actualizado al respecto de todo. Además, el recetado de antibióticos se lleva a cabo por todo tipo de personal, lo hace desde el médico de familia, hasta el responsable de la UCI de un hospital, por lo que en ocasiones se produce un diagnóstico incorrecto ante determinadas enfermedades.

Bacterias resistentes

Los tratamientos para infecciones como neumonía, tuberculosos, gonorrea o salmonerosis empiezan a ser ineficaces con los antibióticos que se han venido usando los últimos años. La aparición de bacterias multirresistentes (BMR) ha provocado que más de 35.000 personas infectadas hayan perdido la vida, según el estudio de la Sociedad Española de Enfermedades Infeccionas y Microbiología Clínica (SEIMC). Esta cifra es alarmante si se compara con la de los accidentes en carretera, ya que es 30 veces superior a esta.

La cifra de fallecidos por infecciones de bacterias multirresistentes es 30 veces superior a la de accidentes por carretera.

No solo las bacterias se están haciendo resistentes, también los hongos, como la cándida audis, se están inmunizando ante los tratamientos habituales. La mutación se da como un sencillo proceso de selección natural entre organismos. El uso de antibióticos ataca a las bacterias y las mata, pero aquellas que sobreviven, transmiten los caracteres a las siguientes y las hace desarrollar mecanismos muy sofisticados de resistencia, convirtiéndolas en más fuertes e inatacables.

¿Qué previsión de futuro hay?

De ahora hasta 2050, las infecciones se cobrarán la vida de más de 77.700 personas en España.

Si la inmunidad se convierte en realidad y los antibióticos dejan de hacer efecto al ser humano, tendremos una vuelta a la medicina del siglo XIX. Todos los procedimientos modernos tienen en los antibióticos su pilar básico: los trasplantes, quimioterapias o cirugías los requieren para poderse llevar a cabo.

La continuidad en las investigaciones, el descubrimiento y estudio de nuevas cepas y por supuesto, el consumo medido y debidamente justificado de los fármacos son clave para evitar esta posible pandemia. En caso contrario, de ahora hasta 2050, las infecciones se cobrarán la vida de más de 77.700 personas en España.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *