ActualidadRevitalizar el mundo rural gracias a la economía circular

La economía circular y sus famosas “cuatro erres” consistentes en reaprovechar, reciclar, rediseñar y recuperar, han dado como resultado las llamadas economía verde y economía azul. Sin embargo, para frenar la amenaza de un cambio climático evidente, debemos asumir una forma de vida más sostenible que abarque todas las facetas de la vida cotidiana. En este combate por la sostenibilidad, es necesario rediseñar la movilidad urbana e interurbana que fomente un nuevo modelo que tenga...
The Eco Post The Eco Post5 meses ago5454 min

La economía circular y sus famosas “cuatro erres” consistentes en reaprovechar, reciclar, rediseñar y recuperar, han dado como resultado las llamadas economía verde y economía azul. Sin embargo, para frenar la amenaza de un cambio climático evidente, debemos asumir una forma de vida más sostenible que abarque todas las facetas de la vida cotidiana.

En este combate por la sostenibilidad, es necesario rediseñar la movilidad urbana e interurbana que fomente un nuevo modelo que tenga como fin recuperar el patrimonio arquitectónico e industrial y dotarlo de nuevos usos que permitan preservar también la memoria de la ciudad y de su paisaje urbano.

Necesitamos ciudades verdes, renaturalizadas, pacificadas e inclusivas adaptas a todos los grupos de edad y diferentes capacidades, lo que nos lleva también a hablar de la importancia que tiene conservar las áreas rurales.

Con el paso del tiempo, el abandono de estas zonas se ha convertido en más que un problema demográfico. No obstante, la economía circular presenta una serie de beneficios para el desarrollo rural, ya que pone en el centro la revalorización de los recursos naturales y busca una mayor optimización de los mismos.

Todos esos recursos naturales que se están desaprovechando el masivo éxodo de las zonas rurales, son una fuente de ingresos de gran valor. La economía circular se ha impulsado en las grandes ciudades porque ha sido en esas zonas urbanas donde, la necesidad de optimizar unos recursos escasos era cada vez más numerosa.

Sin embargo, las ciudades siguen siendo incapaces de producir un gran número de recursos imprescindibles para su propia supervivencia. Las ciudades tienen un déficit de recursos y un exceso de jóvenes desempleados, mientras que las áreas rurales tienen una gran cantidad de recursos, pero nadie que los aproveche. Por lo que la economía circular debe impulsarse también en estas áreas rurales, ya que es donde abundan esos recursos y por tanto donde mejor se pueden estudiar las fórmulas para revalorizarlos y optimizarlos al máximo.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *