ActualidadLifestyleMedio AmbienteVida saludableVivir como piensas

El movimiento ecofriendly ha llegado para quedarse. Lo que parecía una simple moda pasajera, está calando en la sociedad y por fin es posible, para aquellos que están completamente concienciados con el medio ambiente, vivir como se piensa. Estos cambios son especialmente evidentes en las ciudades, pero la conciencia ecológica alcanza hasta las zonas rurales más remotas que han encontrado en la agricultura ecológica un nuevo nicho de mercado. Las tiendas a granel. Se acabaron...
The Eco Post The Eco Post2 años ago5225 min
http://theecopost.com/wp-content/uploads/2018/11/juan-jose-valencia-antia-16138-unsplash-1280x853.jpg

El movimiento ecofriendly ha llegado para quedarse. Lo que parecía una simple moda pasajera, está calando en la sociedad y por fin es posible, para aquellos que están completamente concienciados con el medio ambiente, vivir como se piensa. Estos cambios son especialmente evidentes en las ciudades, pero la conciencia ecológica alcanza hasta las zonas rurales más remotas que han encontrado en la agricultura ecológica un nuevo nicho de mercado.

Las tiendas a granel. Se acabaron las compras hechas por kilos o litros. Las tiendas a granel nos permiten llevarnos exactamente la cantidad que necesitamos, aportando nosotros el propio envase y pudiendo utilizar materiales más respetuosos con el medio ambiente. Los saquitos de tela para las legumbres, las bolsas de piel de patata y los botes de cristal de toda la vida han vuelto para quedarse.

Veto al plástico. Sabemos que hay mucho camino que hacer en este aspecto, pero la guerra declarada al plástico pretende librarnos de la contaminación de mares y océanos, que es donde suelen terminar estos materiales. La prohibición de las pajitas y las bolsas de plástico son un enorme paso en esta dirección.

El éxito del “bio” y “eco”. Nunca unas partículas habían estado tan en boca de la gente. Aunque no significan lo mismo, sí que demuestran que hay un verdadero interés por la alimentación sana, saludable y sostenible. Cada vez somos más conscientes de seguir unas producciones respetuosas y no solo con el medio ambiente, sino con el trabajo de las personas que intervienen en los mismos.

Reciclaje como filosofía. El aprovechamiento de los recursos alcanza límites insospechados. Ya hay tiendas de ropa que te descuentan una cuantía si llevas tus prendas viejas o usadas, se lanzan colecciones de moda hechas con plásticos procesados, en algunos comercios te recogen los envases… ¡Y nos llevamos las manos a la cabeza si vemos que algún amigo no tiene varios cubos para separar los desperdicios en su casa!

Éxito del transporte no contaminante. Con la prohibición progresiva de entrada de vehículos de gasolina a las almendras centrales de las ciudades, la movilidad eléctrica está sumando fuerzas, ya sea a través de coches, bicicletas, motos o patinetes a batería. A su vez, nos enfrentamos a la necesidad de crear nuevas normativas que regulen estos transportes, pero mientras eso llega, en los núcleos urbanos respiramos mejor.

Estos pequeños cambios se han ido introduciendo en nuestra rutina, siendo algunos ya parte de ella y otros una novedad interesante a la que adaptarnos. En definitiva, todo con vista a mejorar no solo nuestro mundo, sino el que dejemos a los que nos precedan.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *