FaunaMedio AmbienteHojas y flores en la tundra brotan 20 días antes que en los años 90

La llegada temprana de la primavera a partes del Ártico se debe a que la nieve del invierno se derrite antes que en décadas anteriores y al aumento de las temperaturas, según sugiere una investigación que se publica en ‘Global Change Biology’. Los hallazgos, de un estudio de plantas en sitios costeros alrededor de la tundra del Ártico, ayudan a los científicos a comprender cómo la región está respondiendo a un clima cambiante y cómo...
The Eco Post The Eco Post3 meses ago2445 min

La llegada temprana de la primavera a partes del Ártico se debe a que la nieve del invierno se derrite antes que en décadas anteriores y al aumento de las temperaturas, según sugiere una investigación que se publica en ‘Global Change Biology’.

Los hallazgos, de un estudio de plantas en sitios costeros alrededor de la tundra del Ártico, ayudan a los científicos a comprender cómo la región está respondiendo a un clima cambiante y cómo puede seguir adaptándose, según sus autores.

Vegetación estacional

Los investigadores estudiaron el momento de la actividad en la vegetación estacional, que actúa como un barómetro para el medio ambiente. Los cambios en la llegada de hojas y flores, que cubren gran parte de la región, pueden reflejar o influir en los cambios en el clima.

Un equipo de la Universidad de Edimburgo y universidades de Canadá, Estados Unidos, Dinamarca y Alemania reunieron datos sobre el enverdecimiento y la floración de 14 especies de plantas en cuatro sitios en Alaska, Canadá y Groenlandia.

Trataron de comprender mejor qué factores tienen la mayor influencia en la sincronización de las plantas de primavera en la tundra: temperaturas, derretimiento de la nieve o derretimiento del hielo marino.

A través de la tundra, se descubrió que las hojas y las flores emergían hasta 20 días antes que hace dos décadas

Se encontró que la variación en la sincronización de las hojas y flores que aparecen en las plantas entre los sitios está relacionada con la sincronización de la nieve local y, en menor medida, las temperaturas.

El derretimiento total de nieve, que avanzó unos 10 días a lo largo de dos décadas, tuvo la mayor influencia en el momento de la primavera

Hasta 20 días de diferencia en 20 años

A través de la tundra, se descubrió que las hojas y las flores emergían hasta 20 días antes que hace dos décadas. En el mismo período de tiempo, las temperaturas de primavera se calentaron en 1ºC cada década en promedio, mientras que la pérdida de hielo marino ocurrió alrededor de 20 días antes en las diferentes regiones.

El derretimiento total de nieve, que avanzó unos 10 días a lo largo de dos décadas, tuvo la mayor influencia en el momento de la primavera.

«En el clima extremo de la tundra ártica, donde los veranos son cortos, el derretimiento de las nieves invernales y el calentamiento de las temperaturas son los impulsores clave del calendario de la primavera. Esto nos ayudará a comprender cómo responden los ecosistemas árticos a medida que el clima se calienta», asegura Isla Myers-Smith, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Edimburgo, participante en el estudio.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *