alimentaciónFoodieLifestyleVida saludableRealfooding: El método para llevar una dieta saludable.

«Este año nos hemos vistos desbordados por las tendencias en dietética que emergen y rompen con fuerza en las redes sociales y la enorme popularidad entre sus seguidores explica la elección de la gran mayoría de las dietas que componen esta séptima edición de nuestro ranking», ha dicho el portavoz y experto en nutrición del IMEO, Rubén Bravo. Sin embargo, existen algunas dietas recomendadas por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad y respaldadas por...
The Eco Post The Eco Post8 meses ago7704 min
http://theecopost.com/wp-content/uploads/2020/01/brooke-lark-W9OKrxBqiZA-unsplash-1280x853.jpg

«Este año nos hemos vistos desbordados por las tendencias en dietética que emergen y rompen con fuerza en las redes sociales y la enorme popularidad entre sus seguidores explica la elección de la gran mayoría de las dietas que componen esta séptima edición de nuestro ranking», ha dicho el portavoz y experto en nutrición del IMEO, Rubén Bravo.

Sin embargo, existen algunas dietas recomendadas por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad y respaldadas por médicos endocrinos y cirujanos bariátricos, nutricionistas clínicos y deportivos, dietistas, psicólogos, terapeutas y entrenadores físicos, como es el caso de ‘Realfooding‘.

Este movimiento, creado por el dietista-nutricionista Carlos Ríos, tiene una filosofía de alimentación clara: debemos eliminar los ultraprocesados de nuestra vida. Por ello, promueve el consumo de lo que él denomina «comida real», es decir, los alimentos que tan solo tienen un ingrediente en su etiqueta.

«El realfooding nos empodera para saber cuáles son los alimentos saludables. Este conocimiento y filosofía hace que tus elecciones alimentarias mejoren, y, con ello, tu salud, sin que necesariamente debas seguir unas cantidades fijas de alimentos, nutrientes o calorías», explica el nutricionista en su libro.

Ríos asienta los tres grandes pilares del «realfooding». En primer lugar, lo que nos aconseja hacer es «basar nuestra alimentación en alimentos mínimamente procesados, priorizando los de origen vegetal». Estos son los alimentos que llevan un solo ingrediente en la etiqueta o directamente no llevan etiqueta.

En segundo lugar, recomienda completar nuestra alimentación «con buenos procesados, sin que estos sustituyan a los alimentos mínimamente procesados». Comenta que el buen procesado suele estar envasado y lleva una etiqueta nutricional en la que podemos leer entre uno y cinco ingredientes, entre los cuales no se encuentran cantidades significativas (menor o igual al 5% o 10%) de azúcar añadido, harina refinada o aceite vegetal refinado.

Por último, nos insta a evitar los ultraprocesados. «El consumo debe ser ocasional, alguna vez al mes. Recomiendo no comprarlos y no tenerlos en casa. Su consumo puede ser un 10% de nuestra dieta, y aunque puede tener cabida en ciertos momentos y eventos sociales, debemos conseguir que no desplacen al consumo de comida real».

Para terminar, el nutricionista nos recuerda que una dieta saludable es cuestión de salud, no de estética.

The Eco Post

The Eco Post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *